Instalación de un nuevo Relleno Sanitario (basural) en Chillán Viejo

Si te gustó... compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

(Comparto mi punto de vista como ciudadano relativamente informado, porque es mi responsabilidad social)

Las lecciones de Noruega y Suecia, ejemplos a seguir

Estos países han reducido la cantidad de basura producida por las personas, reutilizando lo que se pueda y separando la basura en su origen, según su tipo, en bolsas de colores. El papel, vidrio, metal y basura electrónica van aparte.

Mediante el uso de tecnología estas bolsas son separadas en las plantas procesadoras. Las botellas se funden en nuevos elementos, el plástico se convierte en materia prima plástica, los diarios se convierten en masa de papel, los desechos orgánicos los usan para obtener fertilizantes y biogás. Camiones de basura especiales recogen la basura electrónica y residuos peligrosos. El desperdicio de agua se purifica hasta ser potable.

Luego de las separaciones, el resto de la basura, es incinerada en hornos especiales para producir energía para todo el país. Este proceso de incineración proporciona calefacción y electricidad a cientos de miles de hogares, colegios y otros.

Las empresas de diferentes áreas aportan con campañas de reciclaje que premian a los consumidores que participan.

Incluso importan basura desde otros países y reciben un pago por el servicio de eliminación, porque tiene capacidad para procesar más basura de la que actualmente producen, con diferentes plantas.

Los rellenos sanitarios o basurales son el pasado.

Esto es visión, compromiso real, leyes bien elaboradas, trabajo colectivo y una gran educación de sus habitantes.

Y en Chile… en Chillán Viejo… Esta es nuestra realidad

Frente a este tema conflictivo y tan relevante, de la instalación de un nuevo relleno sanitario (basural) en nuestra comuna de Chillán Viejo, y de la mala gestión de las diferentes fuentes altamente contaminantes ya existentes, los organismos de gobierno ‘se apegan a la ley’ y las empresas interesadas ‘cumplen la ley’. Todo es presentado como algo atractivo y positivo, pero en una perspectiva amplia y exacta realmente no es positivo, sino muy negativo.

Las verdaderas soluciones requieren más visión, más voluntad, más compromiso y mejor uso de los recursos económicos existentes, atributos que agradeceríamos ver más en nuestras autoridades.

El problema es la misma ley, quienes la formulan y deben ejercerla y garantizar su cumplimiento; la visión más enfocada en la economía e intereses menores y de corto plazo, que en el presente y futuro de las personas y del medio ambiente, en la equidad, equilibrio y prosperidad verdaderos.

La dificultad es como los interesados manejan todo, con información (o desinformación), fechas, tiempos y estrategias bien orquestados, que favorecen sus planes; sin importarles realmente la gente o el medio ambiente.

La debilidad somos nosotros, la gente, las organizaciones, las empresas locales, que muchas veces no nos informamos, ni trabajamos unidos por el bien común. Inmersos en nuestro día a día, ignoramos nuestro entorno y esperamos que otros asuman, sin aportar lo que nos corresponde, sin cumplir nuestros deberes ni ejercer nuestros derechos.

La solución es la información, la unidad y la acción; que la ciudadanía, las organizaciones, las empresas y las autoridades locales, nos informemos, nos unamos en un mismo propósito de bien común, con visión de futuro, y que hagamos un trabajo real y objetivo, lo masifiquemos en los medios, y lo defendamos ante quienes corresponda. Que se corrijan las leyes, sino por voluntad de los legisladores, por exigencia de los habitantes.

Las actividades informativas y las gestiones en que he participado como ciudadano y como vicepresidente de nuestra Cámara de Comercio, Industrias, Turismo y Servicios de Chillán Viejo, y la reunión conjunta de trabajo que estamos solicitando al Señor Alcalde y al Concejo Municipal, pretenden que se logre algo parecido a eso.

¿De qué se trata?

    • No se trata solo de oponernos a un nuevo relleno sanitario o basural en nuestra comuna. Es mucho más.
    • Chillán Viejo dice basta, que no permitirá, ni ahora ni en el futuro, la instalación, emisión o recepción de más contaminación que permanece por tantos años o es finalmente irreversible, que perjudica nuestra imagen, reduce nuestras oportunidades y daña seriamente nuestra calidad de vida.
    • Chillán Viejo sostiene que no está dispuesto a seguir recibiendo la basura, desechos industriales, mineros y más, de otras comunas y regiones.
    • Chillán Viejo no acepta más la instalación o permanencia de empresas contaminantes y dañinas, sin importar las medidas de mitigación, reparación y compensación que la ley establece y que ofrecen.
    • Chillán Viejo da la bienvenida a empresas y proyectos que en vedad favorecen a su gente y su medio ambiente.
    • Chillán Viejo, que somos todos sus habitantes, piensa en su futuro y en el de su gente y lo defiende.

¿Qué pasará?

    • Cuando en la provincia, la región, el país y el extranjero nadie quiera los productos de esta contaminada zona, y perdamos las oportunidades de crecer y fortalecernos, de mejorar la calidad, etc.
    • Cuando el turismo no quiera nada con Chillán Viejo ni con su belleza y valor histórico por estar tan contaminado; y también perdamos esa oportunidad, ya que el turismo genera comercio y negocios.
    • Cuando las empresas que aportan verdadero valor y empleos se vayan o no lleguen a nuestra zona, porque dejamos de ser un lugar adecuado para instalarse.
    • Cuando nuestros jóvenes y profesionales tengan que emigrar porque acá no existan oportunidades reales para ellos, debido a que matamos todas las posibilidades.
    • Cuando nuestros recursos naturales, calidad de vida y nuestra salud estén irreversiblemente afectados.

Por eso decimos basta, seamos responsables hoy, depende de nosotros.

José Arnoldo Concha Leiva

 


 

Si te gustó... compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Leave A Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *