Los nuevos consumidores: más digitalizados, más hogareños

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Actualmente tenemos muestras significativas de cómo está cambiando la vida de todos en el mundo entero, acelerando la digitalización que ya estaba ocurriendo y que llegó para quedarse, modificando la economía y la sociedad.

El gran reto para la supervivencia de las empresas es tener una estrategia coherente y ejecutada de forma responsable, activar canales y herramientas digitales efectivas que resuelvan las nuevas necesidades de los clientes. Se deben considerar realidades como:

  • Educación online, en múltiples niveles.
  • Restaurantes y comercios de barrio vendiendo en redes sociales.
  • Negocios de todas las áreas y tamaños logrando posicionamiento y ventas mediante su propia tienda online.
  • Clientes retirando los productos comprados por Internet, sin necesidad de entrar al local o hacer fila.
  • Entrega a domicilio, mediante servicios propios o a través de empresas especializadas.
  • Consumidores de la tercera edad usando Smartphone o computadoras para comprar y relacionarse.
  • Empleados y profesionales trabajando desde casa u otros espacios adecuados.
  • Clientes acostumbrados a ir al banco que ahora hacen sus operaciones por Internet.
  • El sector inmobiliario proporcionando visitas virtuales a sus potenciales compradores.
  • Empresas de servicios que han innovado para brindarlos con cero contacto, generando seguridad.

Una buena noticia para las micro, pequeñas y medianas empresas, es que lejos de desaparecer ante las grandes cadenas, pueden salir ganando, por su cercanía con el consumidor, físicamente y en la experiencia de compra; con un notorio aumento de su alcance a costos adecuados a su presupuesto. Es clave comprender, fortalecer y aprovechar estas ventajas, en un proceso de innovación con la asesoría y proveedores adecuados, que le permitan a usted concentrarse en su negocio.

Después de la crisis del covid-19, mucha gente volverá a las oficinas y otros lugares de trabajo; sin embargo, una cantidad importante no lo hará, porque las empresas y las personas están comprendiendo las ventajas del teletrabajo y el trabajo por objetivos más que por tiempos y presencia.

Además, muchas personas preferirán seguir comprando y realizando otras actividades en forma remota, y también querrán que sus comercios e instituciones favoritos faciliten todo para que de ser necesario hacerlo presencialmente, sea más expedito, más seguro, más rápido.

Los negocios, de todo tipo y tamaño, debemos adaptarnos para ser exitosos en un presente y futuro con consumidores más digitalizados, más hogareños, con nuevos hábitos de consumo:

  • Los clientes van a las tiendas físicas solo si es estrictamente necesario, menos desplazamiento.
  • El cliente visita la tienda física para comprar, porque ya buscó y eligió el producto en Internet.
  • Ya no es la familia la que vive la experiencia de compra física, sino un representante del grupo.
  • Los clientes pasan el menor tiempo posible en la tienda física, buscan disponibilidad y facilidad.
  • Disminución de las compras por impulso, porque son concebidas y dirigidas desde el hogar.
  • A los atributos tradicionales de ubicación, precio, atención y surtido, el cliente suma la Seguridad.

Los negocios deben transformarse o reinventarse:

  • Orientando la tienda física a esta nueva forma de comercio y atención del cliente, donde la estructura y distribución deben cumplir sus objetivos según las nuevas necesidades y oportunidades.
  • Incorporando una tienda online profesional y completa, que interactúe con otros recursos digitales como citas, videos y live-streaming, logrando la capacidad de llegar hasta los hogares y dispositivos de los consumidores, para que ellos vean, elijan y compren.
  • Capacitando y habilitando al equipo humano para que den lo mejor y respondan adecuadamente a los consumidores en esta nueva forma de hacer negocios; para que estén contentos y seguros, y transmitan esa energía positiva a los clientes.

La tienda física y la tienda online o Ecommerce, con todas sus opciones, se complementan perfectamente. Una tienda online hace más fuerte, más visible y más presente a la tienda física; y la tienda física hace más sólida y creíble a su estrategia de comercio online. Todo es uno.

Si los consumidores no llegan hasta su tienda física o su tienda online, llegue usted hasta los consumidores, innovando e incorporando elementos más seguros y humanos, que creen cercanía, preferencia y fidelidad en ambos medios, físico y digital, aprovechando lo mejor de los dos mundos.

Si, por ejemplo, para lograr la mejor experiencia de los clientes debe facilitarles todas las herramientas para que encuentren, compren y paguen online, pero necesita pedirles que ellos retiren en tienda con todas las medidas de seguridad y facilidad necesarias que usted deba entregar, hágalo, y encuentre los clientes dispuestos a acompañarlo en esto, quizás mediante incentivos adecuados; eso es mejor que no cumplir las promesas hechas y las expectativas generadas.

Evolucione su estrategia de negocios pensando en todo esto, y en responder a sus clientes, que compran sus productos y servicios porque los necesitan, y si los necesitan deben recibirlos en buen estado, bien presentados y a tiempo.

Observe, pregunte y escuche a los clientes, propios y de la competencia, procure brindarles lo que ellos requieren y valoran; que los clientes le ayuden a definir su estrategia de éxito.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *